PARQUE LA TAMBORA

Costa Rica, Sinaloa a 02 de Mayo de 2018

Hoy en día se festeja el día 1°. de Mayo, pero que diferencias tan grandes y marcadas cuando estos eran encabezadas por el legendario líder de la CTM Don Fidel Velázquez y no fueron pocos en que estos los encabezaba el presidente de la república. Era la verdadera fiesta del sindicalismo mexicano, años gloriosos de los obreros mexicanos.

Ahí se hacían presentes los líderes sindicales de sus correspondientes agrupaciones, estos si eran verdaderos lideres reconocidos y respetados por la clase trabajadora y Don Fidel con todo apoyo del presidencialismo al que se le rendía culto, claro todo esto dentro de un entreguismo, tal como fue planeado y estructurado por el general Plutarco Elias Calles, con un tremendo apoyo al contrato colectivo de trabajo, y un respetado derecho a huelga, estos en completo estado de extinción con una apertura democrática que podemos afirmarlo que es real.

El trabajador lo recuerdo como yo lo veía en mi padre Don Jorge obrero de la industria azucarera. Como recuerdo con aquella emoción con la que expresaba su admiración y respeto, por aquel gran líder azucarero que era José María “Chema” Martínez o de Salvador Esquer Apodaca este ya en los tiempos de un debilitado sindicalismo.

Aquellos impresionantes, sensacionales desfiles del primero de mayo, que desde la expropiación petrolera y los recuerdos de Chicago, Rio Blanco y Cananea eran la máxima inspiración de las organizaciones sindicales en la configuración de la CTM de Fidel Velázquez con el poderoso sindicato petrolero de Joaquín Hernández Galicia, electricistas de Rodríguez Alcaime “La Famosa Güera” los maestros de junguitud barrios, otros por telefonistas, mineros, azucareros.

Todos ellos señalados de acumular fastuosas fortunas al amparo de sus buenos servicios al presidencialismo mexicano, habrá que mencionar que había verdaderos pilares que establecían un estricto control, algunos eran duros, serios, otros medio simplones y payasones pero sanos.

Hoy la historia es otra, muchos hacen la pregunta que ya se hizo célebre “Que hay que festejar el día del trabajo”, estamos en un proceso de debilitamiento que está amenazado por extinguirse, apegándonos a las políticas globalizadoras, la nueva cultura laboral de la que hablaba Carlos Abascal Carranza cuando era el titular de la dependencia federal del trabajo.

Llegará el día que los sueldos se paguen por hora de trabajo claro no en forma generalizada, porque habrá rubros que se establezcan de forma distinta, al estilo USA.

Recordemos a los heroicos obreros de Chicago, Rio Blanco y Cananea, hoy en día si hay manifestaciones de descontento pero luego se solventan, aclarando festejar el día del trabajo seguirá vigente, porque dentro de todo, existen prestaciones que permanecen como la semana de cinco días, vacaciones, aguinaldos, el reparto de utilidades y la atención médica, eso si que debemos seguir celebrándolos.

*****

Como olvidar el festejo del día del niño, me viene el recuerdo de mi madre (Doña Licha) dos días antes del popular festejo hacia viaje a la ciudad de Culiacán a la compra de vestimentas de estreno, Doña Licha casi siempre hacia las compras en aquella popular tienda ubicada por la Calle Hidalgo, tan prestigiada por la publicidad que pegaba en la radio, “La cigüeña los trae y Casa Consuelo los viste”. Hasta ahí era el compromiso de mis padres en la edad de peque que acababa al concluir el 6to. año. Después seguían otras obligaciones que eran atendidas, hoy las haciamos cuando nuestros hijos estaban en la etapa.

Felicidades a todos los niños de México, se lo merecen, es necesario y además cumplen con la ilusión que se vive todos los años. Yo fui niño como muchos de ustedes amables lectores. A mis nietos Damián, Renata, Oscarito y Vicente un abrazo y bendiciones en el día tan esperado por los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *